martes, 25 de febrero de 2020

Los Legados Caídos (The Fallen Legacies) - Pittacus Lore



Título: Los Legados Caídos (The Fallen Lagacies)
Saga: Los Archivos Perdidos #3
Autor: Pittacus Lore (James Frey y Jobie Hughes)
Año: 2012
Género: Juvenil / Ciencia Ficción

Antes de Número Cuatro, estuvieron Uno, Dos y Tres. Hasta ahora sólo se sabía que los mogadorianos atraparon a Número Uno en Malasia, a Número Dos en Inglaterra y a Número Tres en Kenia, pero todo eso está a punto de cambiar...

Esta es la verdadera historia detrás de estos desafortunados miembros de la Garde. Antes de que los asesinaran los mogadorianos, antes de que Número Cuatro fuera el siguiente, sólo eran niños en un planeta extraterrestre llamado Tierra, descubriendo sus poderes, intentando permanecer ocultos, y huyendo por sus vidas.

     

Saga

1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15. 
El legado de Seis
El legado de Nueve
Los legados caídos
La búsqueda de Sam
Los últimos días de Lorien
Los olvidados
El legado de Cinco
Regreso a Paraíso
La traición de Cinco
El fugitivo
El navegante
El guardián
Legados renacidos
Última defensa
Cazando a la Garde

     

Frases

“No envidiamos a la bestia por cazar. Cazar está en la naturaleza de la bestia, como está en la naturaleza del mogadoriano expandirse. Por lo tanto, aquellos que se resistan a la expansión del Imperio Mogadoriano, se oponen a la naturaleza misma”


“Estoy atrapado aquí con mi peor enemigo. Y ella parece estar a cargo.” - Adam


―Desearía que dejaras de hablarme ―le digo.
―¿Sí? Bueno, yo desearía que tu gente no me hubiera matado.


“Serás conocida como Uno, la que protegió a los Ocho.” - Hilde


“¿Matarías por completo a mi raza para que pudieras disfrutar de una barbacoa en la playa?” - Uno


“Su primer legado se ha desarrollado… demasiado tarde.” - Adam


“Me hace sentir incómodo ver cuán poco valora la vida mi gente.” - Adam

     

Personajes

 Adamus Sutekh / Adam Sutton: mogadoriano, hijo del gran general Andrakkus Sutekh. El protocolo de asimilación en la Tierra exige que sea conocido como Adam, hijo de Andrew y Susannah Sutton, ciudadano de Washington DC. Es un niño de 13 años al comienzo del libro. Es ágil y ligero, con una nariz demasiado larga y rostro de ángulos agudos.

 Ivanick Shu-Ra / Ivan: hijo del gran guerrero Bolog Shu-Ra. Mejor amigo de Adam. Es dos años menor que él, pero es más grande, de hombros anchos y gruesos, y a los 11 años (al comienzo de la historia) ya parece un guerrero. Tiene el cabello negro muy corto. Fue adoptado por la familia de Ivan luego que su padre muriera en la Primera Gran Expansión, cuando conquistaron Lorien.

 Andrakkus Sutekh / Andrew Sutton: General mogadoriano, padre de Adam. Es un hombre grande, que alcanza casi los dos metros de altura, es musculoso, y tiene una postura regia que exige respeto. Su rostro es todo ángulos agudos. Es temido y respetado por todos los guerreros mogadorianos. Desde que llegó a la Tierra, se dejó crecer el cabello negro para esconder los tatuajes en su cráneo, y lo lleva cuidadosamente peinado hacia atrás.

 Número Uno: joven loriense, miembro de la garde, la mayor del grupo. De la misma edad que Adam o o apenas un poco mayor. De cabello rubio y piel bronceada.

 Dr. Lockam Anu: científico mogadoriano. Es un hombre viejo, con la columna encorvada y el tatuado cuero cabelludo repugnantemente arrugado. Dirige la investigación y al equipo de científicos del Complejo Ashwood.

 Kelly: hermana menor de Adam.

 Hilde: cêpan de Número Uno. Mujer mayor, que está en lo último de los cincuenta años. Su rostro está arrugado, tanto por las líneas naturales de la edad, como por el desgaste prematuro por el estrés. Sus ojos son duros y su voz es acerada y mesurada. Es una cêpan de mano dura. También es maestra de artes marciales.

 Wade: joven humano, bronceado y musculoso, de dieciséis años. Su pelo castaño le llega hasta los hombros, y tiene algunos mechones trenzados.

 Conrad Hoyle: cêpan de Número Dos. Es un hombre pelirrojo de unos cuarenta años.

 Número Dos / Maggie Hoyle: jovencita loriense, miembro de la garde, de trece años. Es pequeña para su edad, tímida, con una melena de rizos castaños rojizos colgando a ambos lados de un grueso par de gafas.

 Número Tres / Hannu: joven loriense, miembro de la garde. Es un muchacho alto para su edad, en buenas condiciones físicas. Es de piel oscura, aunque de una tonalidad un poco más clara que los demás aldeanos y con pecas en las mejillas y la nariz. De alguna forma se ve exótico.

     

Resumen detallado (spoiler, incluye el final)

Junto al Monumento a Washington, dos jovencitos de 13 y 11 años hacen sus tareas ante la vista despreocupada de quienes caminan por ahí. Pero no se trata de dos inocentes muchachos sino de dos mogadorianos que esperan ansiosos el día en que su raza conquiste la Tierra.

El mayor, Adam, es el hijo de un respetado y temido general. Su amigo, Ivan, que aparenta ser incluso mayor que el por su porte y fuerte contextura, quedó huérfano cuando su padre murió el día de la Primera Gran Expansión, cinco años atrás, cuando Lorien fue destruido. Adam tenía ocho años y a su pesar, debió permanecer en órbita sobre Lorien, contemplando la batalla desde el observatorio de una nave, junto a su madre y hermana pequeña. Ese día el muchacho fue adoptado por la familia del general.

Los dos amigos (y hermanos) regresan a su casa en el Complejo Ashwood, una aparente comunidad de adineradas de puertas cerradas fuera de Washington cuyos habitantes son en realidad mogadorianos. Bajo las normales casas existe una gran cantidad de túneles que conectan numerosas instalaciones mogadorianas, una gran red subterránea que aloja laboratorios, almacenes de armas, e instalaciones de entrenamiento. Y también es el lugar donde viven los nacidos en tanques. Luego que a la raza mogadoriana le fuera cada vez más difícil procrear en forma natural, Setrákus Ra y otros científicos encontraron la forma de reproducir artificialmente a las nuevas generaciones, que emergen de gigantescos toneles químicos, ya desarrollados. Al ser modificados con mejoras físicas adecuadas para la guerra, se convierten en miembros inmediatos del ejército mogadoriano. Pero por vivir bajo tierra, su piel es de un blanco fantasmal y sus dientes son pequeños y puntiagudos, para combate cuerpo a cuerpo en vez de para comer. Por tal motivo rara vez se dejan ver a plena luz del día.

El general lleva a Adam e Ivan a una misión en Malasia, en busca de la primera miembro de la Garde que han podido localizar. Los muchachos, que solo van como observadores, son testigos de la lucha de dos docenas de mogadorianos contra una mujer mayor y una adolescente, lo que Adam describe como “una cosa fea, nada que ver con las batallas que se describen en El Gran Libro.” Cuando los guerreros se dan cuenta que la Garde puede ser lastimada, deducen que los rumores sobre el hechizo loriense son falsos o ella es la Numero Uno y acaban con su vida enterrándole una espada por la espalda. Se llevan el cuerpo de número Uno junto con su cofre loriense.

De regreso en el Complejo Ashwood, en un laboratorio subterráneo, el Dr. Lockam Anu conecta a Adam y al cuerpo sin vida de uno a una máquina que, en teoría, permitirá que el mogadoriano acceda a los recuerdos de la Garde. Adam cae en un profundo sueño en el cual ve algunos recuerdos de la infancia de Uno, hasta el día de la invasion. Mientras está concentrado obteniendo la mayor cantidad de información sobre los otros Garde que huyen en la nave, aparece junto a él, numero Uno, la misma que vio morir en Malasia, señalándole que, aunque esté muerta, eso no evita que pueda estar presente en sus propios recuerdos, además de tener acceso a los recuerdos de Adam. Tomando el control, Uno obliga a Adam a ver sus recuerdos desde que llegó a la Tierra junto a su cepan Hilde. Sus estadías en diversos lugares, sus entrenamientos, incluso la vez que Hilde le enseñó un mapa flotante de la galaxia loriense, donde se ve el planeta Lorien gris y muerto. Cuando Adam fantasea con un día de playa junto a Ivan y su padre, termina disfrutando de un recuerdo cuando Uno surfeaba, la época en la que además conoció a Wade, un chico que le atraía. Por él, en un acto de rebeldía, Uno intenta robar unos discos y es apresada por la policía, quien la fotografía y también a su marca loriense, colocándola en el radar de los mogadorianos. Aunque ella e Hilde abordan inmediatamente un avión a Malasia, un grupo de mogos exploradores ya las han localizado. Adam se sorprende a sí mismo deseando que Uno logre escapar de su gente. A continuación, debe revivir el momento del ataque final, pero visto a través de los ojos de Uno: la muerte de Hilde, la aparición del primer legado (demasiado tarde), y su muerte. En ese momento de dolor, la Uno fantasma pierde el control, permitiendo que Uno regrese a un determinado recuerdo: cuando ella surfeaba. Adam lamenta la muerte de Uno y comienza a cuestionarse lo que su gente está haciendo. Uno le dice entonces que debe despertar.

Adam despierta en su habitación, donde su hermana, algo mayor, está jugando. Se entera entonces que ha estado en coma durante 3 años. Temeroso de las nuevas ideas que surgen en su cabeza y la simpatía que siente por los lorienses, Adam decide no contar nada de lo ocurrido alegando que no recuerda nada pues el experiments no funcionó. Aún débil, es conducido por Ivan a la sala de conferencias, bajo el complejo, donde su padre está dando a conocer que han localizado a un cepan en Londres y han decidido seguirlo para que los lleve al miembro de la Garde que está a su cuidado. Es entonces cuando Adam nota la presencia de Uno y se percata que nadie más puede verla. Y ella le pide que detenga a los suyos. Adam se desmaya y al volver en si, Uno ya no está. Su padre, decepcionado por la ineficacia del experimento y pérdida inútil de esos tres años, decide que Adam debe participar de la nueva misión y ser él quien case a la Garde.

En Londres, el General, junto a sus dos hijos y una veintena de guerreros seleccionados, se instalan en la base de operaciones mogadoriano, en el centro de la ciudad, desde donde están monitoreando los movimientos de Hoyle. Cuando están listos para ir por él, Adam alega que su aún débil estado físico será una desventaja, y se queda junto a un par de técnicos que no le prestan atención pues están atentos al enfrentamiento que se está llevando a cabo. Es entonces cuando nuevamente ve a Uno sentada a su lado, reclamando su falta de acción. Sin que los técnicos se den cuenta, Adam se percata de la alarma de actividad en internet: en un blog ha aparecido el mensaje: “Nueve, ahora ocho. ¿Está el resto de ustedes ahí afuera?” Localiza la dirección, ubicada a solo unas cuadras de allí. Intuyendo que se trata de Maggie, la Garde que buscan, sabe que debería informar a su padre pero Uno termina de convencerlo de salvarle la vida a loriense. Uno llega al departamento de Maggie y trata de convencerla de que escape, pero al rato aparecen Ivan y varios guerreros. Creyendo que Adam está ahí para ser el primero en atrapar a la Garde y llevarse la gloria, Ivan se adueña de la situación. Al darse cuenta que la joven puede ser herida, por lo que debe ser número dos, la asesina sin que Adam se atreva a hacer algo. El General le reprocha a Adam el que no fuera capaz de matar a la Garde. Cuando Adam expresa sus dudas sobre lo que su pueblo hace, su padre le da un puñetazo.

En los siguiente dos años, Adam se dedica a estudiar, y termina como el mejor de la clase en Planificación Táctica Avanzada, actuando como los demás esperan. Las apariciones de Uno se vuelven frecuentes al punto que llega a considerarla como su única amiga. Ante la sospecha de haber encontrado a otro Garde en Kenia, el General envía nuevamente a Ivan y Adam a investigar. Para no levantar sospechas entre la comunidad, se hacen pasar por voluntarios humanitarios. Aprovechándose de un envío de vacunas contra la malaria, revisan a los niños locales en busca de las cicatrices lorienses, pero sin éxito. Adam conoce a un chico muy agradable llamada Hannu y descubre de inmediato que es el Garde que buscan. Pero, antes de poder advertirle del peligro, Ivan se entera de quién es y averigua dónde vive. Adam concuerda con Uno que esa misma noche deben ir en busca de Hannu para ayudarlo a escapar. Cuando esta llegando a la choza, Adam se da cuenta que Ivan lo ha seguido. Aferrándose a la amistad que tenía, intenta convencerlo de que todo eso está mal, pero Ivan lo trata como traidor y pelean. Tras una dura lucha, Adam logra dejar a Ivan inconsciente, pero en tanto los Guerreros han atacado la choza y matado al cêpan. Hannu escapa y corre velozmente hasta un barranco. Adam lo sigue y ve como el joven salta hasta llegar al otro lado. Pero en ese punto lo espera el General, que acaba con su vida. Adam intercambia miradas con su padre, antes de que Ivan aparezca tras tras el y lo empuje al barranco. Adam está disfrutando del sol en la playa de California, pero Uno le pide despertar. Adam está en verdad luchando por no ahogarse en el río, y aunque Uno le ruega que luche, no sabe si podrá.

     

Opinión Personal

Con el título y la sinopsis ya sabía que el libro trataría sobre los tres primeros miembros de la Garde que murieron en manos de los mogadorianos. Lo que nunca me imaginé fue a través de qué los ojos conocería la historia. Es muy interesante introducirte en la mente de quien narra la historia, lo cual es posible pues está escrito en primera persona. Saber cómo lo que vive va cambiando su forma de ver las cosas hasta el punto que comienzas a empatizar con él.

Como libro perteneciente a los Archivos perdidos, y aunque cronológicamente los hechos que describe ocurren antes que los narrados en Soy Número Cuatro, mi humilde recomendación es que esperes a terminar los libros principales antes de leerlo. Pero si no puedes esperar (como yo), al menos intenta a haber comenzado a leer la Venganza de Siete. Te aseguro que será más emocionante.

      




¿Ya leíste el libro? ¿Qué opinas de él...